TÁR… Blanchett Es Un Monstruo


La mundialmente famosa Lydia Tár está a solo unos días de grabar la sinfonía que la llevará a las alturas de su ya formidable carrera. La notablemente brillante y encantadora hija adoptiva de Tár, Petra, de seis años, tiene un papel clave en la tarea. Sin embargo entre sombras que deambulan en su vida, Lidia Tár verá como su vida toma giros totalmente inesperados.

Puedo decir de entrada que esta producción no es lo que uno esperaba, es algo que se va convirtiendo en un monstruo, pues te toma por sorpresa, entre un suspenso no pedido, entre temas que corren en nuestros tiempos y entre una actriz que logra hacer suyo un papel y llevarlo a la demencia de su egoísmo.

Tár es una critica al poder de algunos, a los abusos que tiene sobre quienes los sirven y sobre como a cambio de favores, logran satisfacer su instinto, este mismo que los ha llevado a la gloria y al infierno.

Evidentemente la pieza, la joya que brilla con intensidad es Cate Blanchett un papel hecho para alguien con esa intensidad y ese aplome, que hace que por si sola de una cátedra de actuación.

Desde la primera secuencia donde el personaje de Blanchett debate contra los ideales de las nuevas generaciones y sus etiquetas autoimpuestas, nos damos cuenta que el filme no le interesa nada ni nadie, es ir directo.

Sin duda alguna creo que el momento que nos sorprende es a la hora que Blanchett sale al estrado por lo que le pertenece, aquella pieza que la inmortalizará, sin importar nada. Fue una secuencia memorable.

Puedo decir que de principio a fin el ritmo de la historia no decae, va dando unos giros medio “raros” que no esperabas ver en este tipo de producciones, pero que a la vez, si lo que esperabas era ser testigo de la gloria eterna, te iras de bruces pues aquí somos testigos de la decadencia humana.

Tár es exquisita y fina, aunque a la vez es una acusación a las altas esferas y su modus operandi, un mundo que solo importa el renombre y a la primera, brotan las traiciones.

nvoluntariamente tiene momentos de comedia, esparcidos como chispas, que hacen que le de otro tono aun más extraño.

No creo que sea la mejor cinta del año, pero si creo que es un ejercicio interesante, primero de actuación, como se debe cargar con el peso de una película y poder dominar al personaje en secuencias largas. Y segundo es una forma de experimentar y mezclar géneros de formas muy sutiles, que nunca tendrán respuesta entre sí.

Tár es un paso contundente para su director y un gran papel para una actriz consagrada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: