Spencer… Exquisita


El matrimonio entre la princesa Diana y el príncipe Carlos se ha enfriado. Aunque abundan los rumores de aventuras y divorcios, la paz está ordenada para las festividades navideñas. Sin embargo, este año las cosas serán profundamente diferentes.

Llega lo nuevo de Pablo Larraín que en esta ocasión entra en la psique de la reina de corazones, ósea Lady Di, para los amigos Diana. Y como suele ocurrir en sus producciones, nos lleva de la mano en esta suerte de locura y realidad, que lo que busca al final, es confrontar el mito y la persona detrás del mismo.

Cabe destacar que el director sabe como crear de situaciones que podrían ser insignificantes  para cualquiera, hacerlos catalizadores que a partir de ellos sus protagonistas se vuelcan sin recelos a cuestionar todo lo que los rodea, como lo fue en Jackie.

Aquí vemos los claroscuros de Diana, una mujer que llego a la realeza británica con una chispa de vida y encantó, como pocas veces se había visto en la historia, y que sin embargo fue apagándose ante la rigidez de un trono que no estaba dispuesto a ceder ante la llegada del Cambio.

Es interesante como casi la totalidad de la cinta se enfoca en la princesa y sus puntos más débiles, presentándola frágil, pérdida y desesperada, pero aun así logra encumbrarla tanto como mártir pero también como rebelde a todo el orden.

Una de las cosas que más me gustaron del guión fue esa relación de amor y unión que la princesa tenía con sus hijos, siendo estos mismos la razón para no perder la esperanza. Creo que la forma en como lo retratan en pocas escenas, son lo bastantes solidas para dejar claro el amor y confianza es lo que ha hecho que hoy sus hijos la sigan recordando.

Quién ha sido toda una sorpresa es Kristen Stewart que después de años de tener cara de nada, en esta ocasión hace un extraordinario trabajo, no solo por cargar con la totalidad de la cinta por si misma, pues como comente anteriormente, la trama sigue a todo momento los pasos de Diana y nadie más. Sino también porque logra transmitir con gestos una imagen cercana a la Lady Di que llegamos a conocer por los medios, su tristeza y desesperación por salir adelante.

Incluso podría ser que la veamos nominada en la siguiente entrega de premios del Oscar, porque hay que admitir que esta chica entró al ruedo y salió muy bien librada ante el reto de interpretar a este afamado personaje.

Otra cosa que tiene a favor el filme es la fotografía, confiere una atmósfera surrealista-retro-antaño que va bien con toda la psique de la Princesa y los emociones que salen a flote a cada momento.

Cabe resaltar que más que ser una historia, es una anécdota de una de las tantas navidades que ella paso con la familia real, y lo que busca el guion es explorar y exprimir al máximo la relación tan destruida que estaba entre Diana y la corona en aquel momento. Fuera de ahí, la cinta no busca ir más allá , lo cual si alguien piensa que será algún tipo de historia biográfica saldrá decepcionado.

En resumen Spencer es un estupendo ejercicio de histrionismo, así como estético, pero sobre todo es un poco entrar a los pasillo de aquella navidad, entre el personal y ver y oír los chismes que se vivían alrededor de una de las familias más polémicas de la historia y que hasta el día de hoy, no han podido borrar el recuerdo de aquella chica, que soñaba con un cuento de hadas: Diana Spencer… La cinta es exquisita.

Una respuesta a «Spencer… Exquisita»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: